martes, 30 de octubre de 2012


Convivencia escolar y la escuela como

 factor protector

La escuela es un contexto de suma importancia para la socialización debido a que diariamente existe una relación entre docentes, directivos,, auxiliares, compañeros de clase y de otros grupos, niños de edades similares; es aquí donde surgen relaciones de amistad a partir de las cuales se comparten una gran cantidad de experiencias (Miranda, Jarque y Tárraga, 2005), de acuerdo a la forma en que se lleven a cabo estas relaciones, dependerá el tipo de convivencia que se dé en la escuela, es por eso la importancia de que los maestros creen un entorno escolar adecuado para que sede una adecuada convivencia, lo siguientes  puntos promueven una buena convivencia familiar, si se trabajan adecuadamente estos aspectos la convivencia dentro del aula será las mas optima para una correcta socialización del alumnado.



·      a) Sentimiento de pertenencia a la escuela:Surge a partir de las buenas relaciones con sus compañeros, compañeras y docentes, lo cual hace sentir al niño y a la niña en un ambiente de seguridad y confianza, repercutiendo en su bienestar emocional para alcanzar la formación de su auto concepto, el cual hace explícito en los demás contextos; es decir, si la autoimagen es buena, el niño o la niña será más competente académica y socialmente.

·    b) Organización de la escuela e instrucción: Esto se ve relacionado con la filosofía del plantel, sus valores, el destacar el valor de la escuela como un elemento de reconocimiento social para que las |alumnas y los alumnos, continúen con su formación.
El proceso enseñanza-aprendizaje debe estar orientado a metas como lograr que los alumnos y las alumnas alcancen objetivos claros.

  c) Características de las y los docentes: Deben brindar confianza, ser comprensivos y tener la sensibilidad para detectar alguna habilidad especial en cada uno y cada una de sus alumnas o alumnos y hacérsela saber El manejo del aula por parte de las y los docentes es fundamental para la prevención de la violencia. Esto incluye la forma de enseñar, las relaciones con los alumnos y las alumnas, el grado de poder que se ejerce sobre ellos y ellas y su forma de intervenir ante los problemas. Las y los docentes deben establecer una relación positiva con cada uno y cada una de sus alumnas y alumnos, inculcando el respeto y las normas, es decir, manteniendo la disciplina sin ser demasiado rigurosos o rigurosas

  d) Clima social del aula: En este punto intervienen las conductas y características de las alumnas y los alumnos, así como las y los docentes, ya que de esto va a depender en gran medida la auto estima, la motivación para aprender y la actitud hacia la escuela de los niños, niñas y jóvenes (Miranda, Jarque y Tárraga, 2005).


Finalmente, se debe hacer de la escuela un lugar de protección para diferentes adversidades en los demás contextos, sin violencia, fomentando la convivencia escolar mediante la capacitación a docentes, cambiando las estrategias pedagógicas tradicionales con el objetivo de "reconocer la individualidad, cualidades y limitaciones", educando con base a los cuatro pilares de la educación e inculcando los valores y derechos de cada una y cada uno de los niños, niñas y jóvenes, hacer de este contexto un lugar de convivencia fomentando la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada